Alexis Rom: Yo no podría decir que la ciudad marque mucho el trabajo a nivel estético. Lo que si hace es a lo mejor el entorno el ambiente en que te mueves: amigos, situaciones en las que vives, la música... Esto marca más que el hecho de la ciudad en sí.
Pero de todas formas, seguro que el hecho de vivir en Barcelona o en Copenhague hay una distancia. Seguro que afecta a nivel gráfico. Al menos yo encuentro que viviendo en Barcelona que es una ciudad muy abierta, en la que puedes salir mucho, seguro que las ilustraciones salen de una manera mucho más feliz que en una ciudad en la que todo es muy cerrado, que has de ir del trabajo a casa, que si hace mucho frío...

Barcelona es como si vivieras en un perpetuo verano. Y vivir en verano te da como una alegría en el trabajo. Personalmente encuentro difícil hacer trabajos dramáticos, incluso si me hacen una propuesta de una ilustración que tiene así un tema social difícil, dramático se me hace difícil. Igual es porque en Barcelona se puede vivir bien. A mí Barcelona me da ganas de trabajar bien.

¿Cómo influye el uso de las nuevas tecnologías de la información como el ordenador en tu trabajo?

Normalmente trabajo con ordenador, pero en mi caso creo que es más una cuestión de prisas que por gusto. Si pudiera escoger no trabajaría con ordenador. Trabajaría más haciendo los originales a mano, con collage... Cuando estoy de vacaciones siempre me llevo cuatro cosas para pintar, luego cuando vuelvo a Barcelona, que aún no tengo la necesidad de entregar las cosas rápido por calendarios vuelvo a recuperar el tema de la composición, el trazo con el pincel. Vuelvo como más fresco, pero después por tema de prisas tengo que volver al ordenador. No le acabo de encontrar el gusto al ordenador. Pero a pesar de eso, siempre me estoy comprando máquinas buenas, más rápidas.

¿Cómo ves Barcelona?

Barcelona mola un montón. Si tuviera que escoger una ciudad para vivir, viviría Barcelona. No me lo pensaría. Es una caña. Sólo viviría en Barcelona Sales de noche y hay montones de lugares donde ir. Hay siempre exposiciones nuevas. Gente que viene de fuera y hacen cosas distintas. Muchos extranjeros que se quedan a vivir y te enseñan cosas distintas. En Barcelona se está de fábula. Siempre hay nuevas propuestas superinteresantes.